lunes, 23 de abril de 2018

OBJECIONES A UN PROYECTO QUE AFECTA AL PARQUE NACIONAL DE LA SIERRA DE GUADARRAMA: LA RECUPERACIÓN DEL PASEO DE LA FUENTE DEL CURA

El asunto que hoy traigo a debate en esta entrada, el denominado oficialmente «Proyecto de recuperación del paseo de la Fuente del Cura», en Miraflores de la Sierra, quizá podría acarrearme la acusación de caer en un exceso de localismo impropio de esta bitácora, pero nada más fuera de la realidad, pues en ella quiero hacer visible la situación de inseguridad ambiental que crea este proyecto sobre importantes valores naturales y patrimoniales de esta localidad serrana que trascienden más allá del ámbito local, con una más que probable influencia negativa sobre la imagen del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. Esta actuación, de enorme importancia para el municipio, va a ser iniciada próximamente por el Programa de Inversión Regional (antes PRISMA) de la Comunidad de Madrid en el antiguo camino de la Fuente del Cura, un concurrido lugar de tránsito para miles de excursionistas, ciclistas y corredores de montaña madrileños en su acceso al parque nacional y recorrido habitual en el paseo cotidiano de los vecinos de la localidad, y que tal como está concebida no resuelve algunas necesidades urgentes del municipio e introducirá elementos de estética urbana completamente inapropiados en un paisaje natural sobresaliente. Pero la importancia de esta vía va más allá de su uso recreativo, pues es un camino histórico de mucha trascendencia para la memoria colectiva de la Sierra de Guadarrama, como veremos. 
          Denominado antaño como «camino de la sierra» hasta que fue inaugurada en 1932 la carretera de Rascafría, sirvió de vía de paso al valle de Lozoya por el puerto de la Morcuera para los pastores, carboneros y carreteros de esta villa y otras cercanas, uniéndose a la altura de los Llanos de la Matanza con el Camino Real del Paular procedente de Madrid, por donde los reyes de España hacían sus jornadas desde la corte hasta la cartuja fundada en el valle de Lozoya en 1390. Por este camino transitaron durante siglos los vecinos de Miraflores en sus recorridos diarios de ida y vuelta a las numerosas huertas que lo jalonaban, en las que se cultivaban manzanas, fresones, judías, tomates y otros productos hortícolas que dieron fama a esta localidad hasta bien entrado el siglo XX, y por donde regresaban las carretas de bueyes cargadas de leña a su vuelta de las suertes del robledal de la Raya. Ya son pocos los que recuerdan todo aquello, pero esta humilde función del camino constituye un importante acervo cultural para esta antigua y hermosa villa de la Sierra de Guadarrama. 
          Para argumentar las líneas que siguen a continuación, además de la información objetiva y rigurosa sobre aspectos históricos, culturales y urbanísticos, se traen a esta bitácora algunas fotografías del archivo familiar del autor que acompañan a opiniones estrictamente personales, aunque coincidan, necesariamente, con sus criterios como concejal de Medio Ambiente y Urbanismo del Ayuntamiento de Miraflores de la Sierra. 
          
El camino de la Fuente del Cura rodeado por su paisaje original de huertos y prados (fotografía tomada por Julio Vías Macías, padre del autor, durante las vacaciones de Semana Santa de 1942)
Detalle de la foto anterior en donde se aprecian mejor el molino Viejo, el puente medieval, el prado y las casillas de Genaro González, la vaquería de Valentín Herrero y los bancales de las huertas del entorno. Al fondo, el «camino de la sierra» serpentea en su subida hacia el puerto de la Morcuera (fotografía tomada por Julio Vías Macías en 1942)
Antigua tarjeta postal de Miraflores de la Sierra en la que aparece Julio Vías Sáenz-Díez, abuelo del autor (de pie entre dos amigos vecinos del pueblo), sobre el puente del molino Viejo, en la Fuente del Cura, hacia 1910

jueves, 8 de febrero de 2018

LA SIERRA DE GUADARRAMA: IDENTIDAD CULTURAL Y MASIFICACIÓN

Esta entrada es la transcripción completa del capítulo que escribí para 
el libro «Aurrulaque»publicado en noviembre de 2017 por Ediciones 
La Librería y cuya autoría comparto con Antonio Sáenz de Miera, 
Eduardo Martínez de Pisón, Álvaro Bermejo y Antonio Guerrero.
Las magistrales viñetas que lo ilustran, en las que hay que
hacer un click para apreciarlas con mayor calidad,
son de Jorge Arranz, cuya página web es 
http://www.jorgearranz.com/


El libro que el lector tiene en sus manos se comenzó a gestar en una comida a la que nos convocó nuestro amigo Antonio Sáenz de Miera el 17 de marzo de 2017, por medio de un correo electrónico lleno de la solemnidad y el sentido del humor de los que suele hacer gala en sus llamamientos a estas reuniones, a las que nos tiene acostumbrados desde hace ya muchos años en su querido Casino de Madrid: 

El próximo viernes día 17 a la una de la tarde nos reuniremos en el bar de socios del Casino de de Madrid de Álcalá 15, luciendo bellas corbatas, Eduardo Martínez de Pisón, Julio Vías, Álvaro Bermejo, Jorge Arranz y Antonio Sáenz de Miera con objeto de hablar del libro sobre los Aurrulaques que publicará la editorial La Librería, y que, según acuerdo aprobado en la última reunión del Patronato del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, será financiado por dicho parque. Los asistentes almorzarán en el restaurante Recoletos que se encuentra en el mismo Casino. Copio la serranilla que ha sido encontrada no sé dónde por no sé quién, y que me ha remitido el profesor Pisón:

                                              En Navarrulaque los poetas
                                              están hablando de la sierra.
                                           Cuatro puertas al Guadarrama
                                             son fuentes de agua serrana:
                                                la de Cossío en el puerto,
                                             la de la ciencia en el viento,
                                               la que brota en Peñalara
                                              y la del risco de la Aldara.
                                              En la Nava de Aurrulaque
                                                 los poetas de la sierra
                                                 charlan y hacen versos
                                             con el señor Sáenz de Miera

Confirmadme por favor la recepción de este mail.
Un abrazo y hasta el viernes.
Antonio